miércoles, 14 de abril de 2010

UN POEMA / Antonio Gª. Villarán, por Gsús Bonilla


_________A veces un hombre tiene que refugiarse en
_________la habitación de un motel
_________para salvar su
_________maldita alma.
________________________C.Bukowski

BUZÓN DE SUGERENCIAS

Sugiero que todo está muy caro,
que los taxistas tienen
mucha prisa y pocas ganas,
que la gente no mira a la cara
de la gente que los mira,
ni se toca,
ni se cambia los ojos
para ver cosas nuevas.
Sugiero que el agua no valga dinero,
que un “lo siento”
no valga dinero,
que dejemos en paz
a las mujeres de trapo,
que dejemos de meterle la mano
por el culo
a los hombres marioneta.
Sugiero que alguien abra
de una vez
el buzón de sugerencias
y haga de una puñetera vez
lo que piden.

de Antonio Gª. Villarán, en NOCAUT, (El Cangrejo Pistolero, ed. 2009)

NOTA: Tomando como su centro operativo la ciudad de Sevilla, Antonio Gª Villaran aka El Cangrejo Pistolero se ha consolidado como una de las voces más representativas de la perfopoesía en este país, con el plus, de que no sólo del espectáculo se nutre el entretenimiento. Pasen y lean. En este poemario, acompaña a los textos una serie de ilustraciones de su propia cosecha, que junto a con la magnifica edición hacen un libro sobrio en su contenido, goloso a primera vista, y difícil de rechazar si tienes la ocasión de tenerlo entre tus manos; cosa que, para mí no es novedad, sino marca de la casa, y que a mí modo de ver, lo certifica cualesquiera de los libros que enumera el catalogo de esta editorial.

En él, el autor deshoja su cotidianidad, pero también la de todos, nadie está exento de la misma, ya que el día a día particular de cada cual, y hablando en términos de gente sencilla, no difieren mucho los unos de los otros, mas si cabe que, si la sociedad, si nos hizo demócratas, nos hizo, para todo, incluidos los problemas, que como en muchas particularidades , cada uno contará según le fue la película. Otra cosa, diferente es, cómo contarlo; Antonio adopta, para ello, el humor en ocasiones, la ironía en otras, y muchas veces, cuando la broma ha de ser la justa, la palabra va directa y sin contemplaciones a la puta cara. Y lo cuenta, con original destreza; no obstante, muchos de los textos intuyo se han concebido para su uso y disfrute en un escenario, donde puede uno, verso tras verso, eliminar la duda (que en mi opinión no da a lugar) de que se encuentra ante un espectáculo de mero entretenimiento, y aun entendiéndolo como tal, no hace falta rascar mucho, para ser consciente, que a la par nos está activando el resorte, a veces encasquillado, de nuestro coco.

Fuente: Gsús Bonilla BLOG