jueves, 25 de febrero de 2010

Nuevas voces para El Cangrejo Pistolero. El Correo de Andalucía, Sevilla




El sello sevillano Cangrejo Pistolero, junto con su filial Cuadernos caníbales, mantiene un buen número de novedades.

La editorial sevillana Cangrejo Pistolero, junto con su sello filial Cuadernos caníbales, vive una de sus mejores temporadas con un buen número de novedades en su catálogo poético.

Entre ellas destaca, además de Esplendor en el melonar -poemario del rockero sevillano Eduardo Bonachera, del que ya informamos en estas páginas-, el nuevo libro de Antonio García Villarán, y a la sazón editor e ilustrador, que acaba de ver la luz bajo el título Nocaut.


Enganchado a la tradición que vincula poesía y boxeo -de Arthur Cravan a Kateb Yacine-, García Villarán establece un paralelismo entre el deportivo beso de la lona y los invisibles golpes que da la vida, con abundantes juegos lingüísticos y conceptuales.

Esta poética guarda no pocas similitudes con la del también sevillano Javier Gato, que debuta como poeta con Diario de un gato nocturno, un canto a la noche canalla, con sus peligros y tentaciones, espléndidamente ilustrado por Adolfo Arenas Alonso.



También hace su primera incursión editorial Saray Pavón Márquez, sevillana de 1984, que en el cuaderno Grisicitudes despliega su poética de filiación vanguardista con abundantes guiños a la sociedad de consumo y a la memoria íntima, y dibujos de Beatriz Varela.

Otra joven voz de la poesía hispalense, la de Laura Rosal, se encuentra ahora en imprenta también con su primer libro, También mis ojos, cuyos versos irán acompañados por las ilustraciones de Erika Espinosa y prólogo de Andrés Neuman.

Fuente: El Correo de Andalucía, Sevilla